top of page

No esperes el "momento correcto". Actúa AHORA.

Hay un viejo dicho que flota por ahí: "Lo haré cuando sea el momento correcto". Todos somos culpables de eso, posponiendo algo hasta mañana, la próxima semana, o incluso el próximo año. La idea de esperar el momento adecuado o las condiciones perfectas, a menudo es una trampa. En este artículo de blog, voy a argumentar que si sabes lo que deberías estar haciendo, si tienes un plan, no esperes: actúa ahora.


La ilusión del "momento perfecto"


Permíteme contarte sobre un incidente personal que sucedió hace un par de años. Siempre soñé con comenzar mi propio podcast. Pero me seguía diciendo a mí mismo, "Comenzaré cuando tenga el equipo adecuado, los invitados correctos, los temas correctos... el momento correcto". Los días se convirtieron en semanas, las semanas en meses, y los meses en años. Un día desperté, dándome cuenta de que estaba atascado en el mismo lugar en el que estaba cuando tuve la idea por primera vez.


La verdad es que el momento perfecto es una ilusión. Siempre está justo fuera de nuestro alcance, brillando en el horizonte, pero nunca llegarás a él porque simplemente no existe.



El momento correcto en retrospectiva


Mirando atrás a mi sueño de tener un podcast, está claro para mí que cualquier momento podría haber sido el 'momento correcto'. El día que pensé en la idea, una semana después, o incluso un mes después. Pero no lo vi en ese entonces porque estaba demasiado atrapado en la búsqueda de la perfección, esperando un momento que nunca llegó.


Verás, esa es la cosa sobre tomar acción: en retrospectiva, el momento en que decides actuar siempre parece ser el momento correcto. Después de todo, es cuando las cosas comenzaron a suceder.


Las condiciones nunca serán perfectas


Una verdad fría y dura que todos necesitamos aceptar es esta: las condiciones nunca serán perfectas. Siempre habrá algún problema, algún obstáculo o algún problema que intentará retrasarte. El clima no cooperará, el mercado podría estar bajando, los niños serán ruidosos, o mil posibles obstrucciones.


Tenía una amiga que seguía esperando las condiciones perfectas para empezar a correr. Quería que el clima fuera justo, que los zapatos fueran súper cómodos y que su horario se liberara mágicamente. No hace falta decir que no salió a correr ese año. Si hubiera comenzado cuando tuvo la idea por primera vez, ¿quién sabe dónde podría estar ahora?


El poder del ahora


Hay un poder en el ahora, una fuerza en la inmediatez que no puede ser negada. Cuanto antes comiences, mejor. Hoy, no mañana, es cuando debes comenzar. Porque cuanto más esperas, más se acumula la presión y más desalentadora se vuelve la tarea.


Cuando finalmente comencé mi podcast, estaba lejos de ser perfecto. El audio era dudoso, balbuceaba y los temas estaban dispersos. Pero comencé. Y con cada episodio, mejoraba. Porque lo estaba haciendo, aprendiendo, mejorando. Si hubiera esperado el 'momento correcto', todavía podría estar esperando.


Así que mi consejo para ti es este: si tienes un plan, si sabes lo que deberías estar haciendo, toma acción. No esperes a que las condiciones sean perfectas o a que llegue el momento adecuado. Porque si miras hacia atrás, siempre tendrás la impresión de que actuaste en el momento correcto. El momento es ahora. Acéptalo.


-William




1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page